La historia antioqueña parece congelarse y a la vez palpitar con fuerza en el Occidente antioqueño, no en vano por mucho tiempo albergó a la que fue la capital departamental, y aún conserva su importancia estratégica, por su ubicación y productividad.

Santa Fe de Antioquia fue por décadas el epicentro departamental y todos los caminos apuntaban a ella por ser capital, categoría que mantuvo hasta 1826; así, esta región fue testigo del nacimiento de la historia departamental y nacional. Las calles y construcciones de ese municipio dan fe de su importancia colonial; recorrerlo genera la sensación de trasladarse siglos atrás.

En algunos municipios del Occidente sobresalen las tradiciones de la cultura paisa, y en los lugares cercanos a la región de Urabá, como Dabeiba, Frontino y Uramita, habitan grupos indígenas que conservan sus tradiciones y viven en sus propias comunidades; también, han llegado costumbres de la Costa Caribe antioqueña.

El Occidente es el puente entre el Valle de Aburrá, donde sobresale Medellín, y Urabá, región que cuenta con el mar antioqueño. La puesta en marcha del Túnel de Occidente en 2006 acortó el recorrido de la Vía al Mar y, por ende, la comunicación de esta región con las cercanas. Por la margen del río Cauca corre una vía que conecta a los municipios del Occidente con el Suroeste antioqueño, entra por Bolombolo, corregimiento de Venecia, y puede continuar hasta La Pintada, ya en límites con el departamento de Caldas, y demás municipios de esta región.

Con las denominadas ‘Autopistas de la Prosperidad’, que prometen que Antioquia tendrá vías rápidas y eficientes, se  permitirá el mejoramiento de estas carreteras del Occidente, con lo cual se espera fortalecer la economía y el desarrollo del departamento.

El Occidente no es solo Santa Fe y sus alrededores. Comprende un territorio extenso de 19 municipios con características geográficas diferentes. Un grupo se levanta en la cordillera Central del sistema andino, cerca del Suroeste y Norte antioqueños; otro grupo tiene al río Cauca como eje central; y un último se posa en las montañas de la cordillera Occidental hasta límites con Urabá.

La zona aledaña al río Cauca disfruta de características que la hacen apetecida por habitantes de otras regiones: la belleza de sus paisajes, un valle con buenas corrientes de agua, altas temperaturas e infraestructura hotelera para acoger turistas, situaciones que han fortalecido el turismo vacacional y de aventura durante todo el año.

Adicional a ello, el patrimonio histórico de la región aporta también en la consolidación como una de las zonas más turísticas de Antioquia, que resalta lo colonial de Santa Fe de Antioquia y lugares como el Puente de Occidente, estructura colgante que data de 1895, cruza el río Cauca y une a Santa Fe de Antioquia con Olaya.

La economía en el Occidente antioqueño se complementa también con la producción agropecuaria. La diversidad de climas propicia el cultivo desde la orilla del río Cauca, con clima cálido, hasta alturas de climas templado y frío, en los que se siembra café y papa. Esta mezcla ha logrado que en la gastronomía local se incluyan productos agrícolas, como el tamarindo, que no son comunes en otras regiones de Antioquia.

El Occidente permite vibrar con el turismo, con el patrimonio, con los paisajes y la vida diaria de sus habitantes. Su cercanía con el Valle de Aburrá y Urabá la hace estratégica para el desarrollo del departamento y por ello su crecimiento en todos los aspectos está garantizado.