La tradición minera, especialmente aurífera, y la producción panelera han sido el motor de desarrollo de una de las regiones de más tradición histórica en Antioquia: el Nordeste.

En sus 8.544 km² se posan diez municipios, todos representativos en la historia de Antioquia: Anorí, Amalfi, Segovia, Remedios, Vegachí, Yalí, Yolombó, Santo Domingo, Cisneros y San Roque. Algunos de ellos son más antiguos que la misma Antioquia, como Remedios y Yolombó, ambos del siglo XVI.

Dos actividades principales ocupan a la mayoría de la población: la minería, básicamente la del oro, y la agricultura. La primera con mayor predominancia en Remedios, Vegachí y Segovia, y en menor medida en Anorí, Amalfi y Yalí; y los cultivos, en especial la caña para la producción panelera, el café, las frutas y hortalizas, son importantes en todos los municipios.

El desarrollo turístico ha sido evidente, especialmente en Cisneros, San Roque y Santo Domingo, los cuales ofrecen territorios aptos para caminatas por senderos naturales u obras como el Túnel de la Quiebra, abierto en 1929. El túnel atraviesa la montaña y fue ruta del Ferrocarril de Antioquia; así mismo, el turismo de aventura ha encontrado espacios propicios para el ciclomontañismo y la escalada.

La llegada de visitantes y turistas, especialmente para practicar deportes extremos y en búsqueda de negocios, ha motivado la creación de una infraestructura hotelera que cumple con las exigencias básicas para un hospedaje cómodo.

En algunos lugares, como en zonas rurales de Amalfi, se han encontrado petroglifos indígenas asignados a la cultura de los tahamíes, habitantes precolombinos de estos territorios.

En el Nordeste antioqueño se mezclan culturas que, detrás del oro, han convivido desde el siglo XVI, en una mezcla de idiosincrasias y saberes. Aunque prevalece la población de origen paisa, también habitan allí caribeños o descendientes de ellos que llegaron del norte del país y, en menor medida, personas de otras áreas colombianas.

La región se comunica vía terrestre con otras regiones: con el Bajo Cauca por una carretera que parte de Segovia; y con el Valle de Aburrá y el Magdalena Medio con las vías que conectan con Amalfi y Cisneros.

El aeropuerto del corregimiento de Otú, en jurisdicción de Remedios, permite la operación de aeronaves pequeñas.

Una de las riquezas más representativas de la región es la fauna y flora. Muchas zonas permanecen vírgenes o con poca presencia humana, por lo cual se han convertido en albergues de micos, tigrillos y aves, entre otras especies.

La riqueza hídrica del Nordeste antioqueño se ve reflejada en el gran número de ríos y quebradas, entre los que se destacan corrientes como el Nechí, Porce y Nus. En los ríos pequeños es posible disfrutar de piscinas naturales.

El Nordeste es una región que sirvió históricamente de base para la consolidación de la actual Antioquia. Los requerimientos para que la minería sea más tecnificada y responsable con el medio ambiente ha propiciado la recuperación de tierras, y esto, sumado a las riquezas naturales, son fortalezas para el futuro y un espacio que se abre para el ecoturismo y la práctica de deportes que requieren espacios naturales.