Convirtió seminarios, capillas y la Basílica Menor, de su tradición religiosa, en lugares turísticos. Sus alrededores ofrecen caminos y atractivos naturales aptos para el disfrute de ecoturistas.