La casa de Jesús Aníbal Gómez, beato católico, ha incentivado el turismo religioso. Su naturaleza es destino de turistas de aventura. Es un municipio agrícola y ganadero.