En casi todas las veredas hay balnearios que son visitados durante todo el año. Sus aguas surten embalses y son propicias para la pesca deportiva.