El salto de El Ají es turístico por su belleza y aguas cristalinas. La ganadería y la agricultura representan sus prácticas económicas. Conserva zonas de reservas forestales.