La bondad de sus tierras propicia la producción lechera y el cultivo de peces, como la trucha. En el río San Andrés se construyó una microcentral de energía.