Los Termales del Espíritu Santo representan su mayor atractivo. Sus corrientes de agua forman piscinas naturales. La mayoría de sus pobladores se dedican a actividades agrícolas y ganaderas.