Lo rodea la inmensidad de la selva y lo baña el río Atrato, lo que convoca la llegada de turistas de aventura, caminantes y científicos.