Sustenta su economía de la agricultura. Se destaca el fríjol liborino, reconocido por su calidad, y el café. La ganadería y la minería son otras de sus actividades cotidianas.