El crecimiento económico del Valle de Aburrá ha motivado la llegada de industrias. Alberga bellezas naturales en las montañas que sirven de límite con el Suroeste antioqueño.