El turismo religioso aumentó por ser cuna de Laura Montoya, única santa colombiana. Diversificó su eco-nomía cafetera con productos como el tomate. Sus carrieles gozan de prestigio.