Los zócalos de las casas en su casco urbano, el embalse que comparte con otros municipios y el Peñón de Guatapé son estampas tradicionales del turismo antioqueño.