Su riqueza hídrica le otorga atractivos como el salto de Guadalupe, junto al cual asciende el teleférico más inclinado de América y la represa Troneras.