Su gastronomía, entre la que sobresale el buñuelo y los productos de panadería, es famosa en la región. Su economía se basa en la agricultura, el ecoturismo y la industria de confecciones.