Su arquitectura del siglo XVIII, sus paisajes y la cercanía a Medellín han potenciado su turismo. Su ebanistería es reconocida por la calidad de sus productos.