Sus actividades tradicionales han sido agrícolas y ganaderas, pero la llegada de empresas textileras amplió su vida económica. Sus fincas lecheras ofrecen visitas guiadas a los turistas.