La cabecera conserva su arquitectura del siglo XVIII. La guayaba es base no solo de dulces famosos por su calidad, sino de productos cosméticos, como champú.