Los Farallones del Citará, aparte de su riqueza ecológica, son una despensa de agua y refugio de especies endémicas. Su parque es sitio de encuentro social.