Es epicentro comercial de Urabá. Su economía gira alrededor del cultivo del banano y plátano. Cuenta con parques recreativos y en algunas haciendas ofrecen visitas guiadas.