Su iglesia, construida en 1773, es muestra de la más admirable arquitectura colonial. Sus cerros y montañas sirven de mirador del cañón del río Cauca.