Su tradición católica, con la figura del Padre Marianito, fortaleció su turismo religioso. Su historia municipal estuvo ligada con la explotación minera del oro.